Yo me exculpo

Escribo esta pequeña nota en el último día de campaña, con mi voto plenamente decantado por la candidatura de Izquierda Unida y con la conciencia muy tranquila de que le doy la mayor utilidad posible a mi papeleta. Desconozco el resultado y no seré yo quien profetice un futuro lleno de aciertos y falta de errores a IU en el parlamento si es que, como vaticinan todos los sondeos, se produce ese resultado que aumenta considerablemente la representatividad. Lo que tengo muy claro es que como persona de izquierdas escojo la candidatura más honesta y coherente con los intereses de quienes estamos sufriendo las consecuencias de la crisis que no somos otros que los trabajadores y el precariado.

Yo me decanto por una izquierda que los medios de comunicación definen como minoritaria pero que casualmente representa y defiende la opinión de un sector mayoritario de la izquierda en infinidad de aspectos. Me gustaría saber por qué IU es minoritaria cuando como la mayoría de la izquierda cree que una reforma de la Constitución debe ser refrendada por un referendum, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda defiende una ley electoral justa y democrática, por qué es minoritaria cuando la izquierda social de este país clama por la dación en pago que termine con el terrorismo hipotecario, por no alimentar el monstruo de los bancos con dinero público, por no precarizar el mercado laboral con reformas que nos retrotraen a las condiciones de nuestros abuelos, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda se opone al retraso de la edad de jubilación, al aumento de jornada a 65 horas semanales en la UE, a la sumisión del Estado a los intereses de EEUU con la implantación del escudo antimisiles en Rota. Me pregunto cómo puede ser posible que sea una izquierda minoritaria cuando la mayoría de la izquierda de este país defiende la resolución del conflicto en el Sáhara, que desaparezcan los CIEs que tratan a los inmigrantes como animales, etc.

En conciencia mi voto va para IU porque es, en definitiva, la única formación con vocación institucional que puede hacer valer y defender mis intereses como clase y como víctima de una crisis de la que no me siento en absoluto culpable como para tener que pagarla. Es por esto que yo me exculpo si la derecha sin máscara llega al poder, me exculpo de no apoyar con mi voto a un neoliberalismo con pequeños guiños sociales que pretende prostituir los votos de la izquierda en beneficio de los más fuertes. Yo me exculpo porque mi voto no lo regalo, porque mi voto es tan importante que no consiento que se utilice para lo que yo no lo he dado. Yo me exculpo porque con mi voto no pienso amortiguar la caída por mérito propio de aquellos que con su política de firmeza frente a los débiles y debilidad frente a los fuertes han claudicado frente a los mercados, frente a la banca y que han sentado las bases de la destrucción del Estado del Bienestar. Cuando el PP en nombre del déficit empiece a desmantelar, que nadie olvide quién bailó con ellos la danza de la reforma constitucional para contentar a los mercados y abrir la veda de la contención de gasto público. Yo me exculpo porque mi voto no va a servir para salvar a quienes prefirieron los duetos frente a los coros.

En estas elecciones que las urnas se llenen de votos de rebeldía. Somos más en la izquierda, que cada uno escoja su opción en función del prisma con el que vea las cosas pero que nadie se atreva a cuestionar que nuestro voto en conciencia es el mejor voto posible. Votemos a quien votemos, sabemos que nuestro voto es nuestro y ya estamos hartos de tener que escoger entre lo mismo y lo mismo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Izquierda Unida, Opinión, Política

2 Respuestas a “Yo me exculpo

  1. Leo con gusto los motivos bien argumentados que tienes en tus convicciones políticas. Sin embargo, no puedo compartirlos. No concibo “ser de izquierdas” como tampoco concibo “ser de derechas”. En los sistemas democráticos concibo estudiar las alternativas y votar en consecuencia. Y desde luego me descoloca la frase “Cuando el PP en nombre del déficit empiece a desmantelar, que nadie olvide quién bailó con ellos la danza de la reforma constitucional […]” más que nada porque has empezado diciendo “[…] no seré yo quien profetice un futuro lleno de aciertos y falta de errores a IU en el parlamento […]”. Parece poco objetivo el beneficio de la duda a IU y la condena previa al PP, sobre todo teniendo en cuenta que en su anterior etapa de gobierno el PP no hizo la desmantelación a la que haces referencia, si es que es del estado del bienestar de lo que hablas, aún habiéndose encontrado lo que se encontró, que aunque nos falle la memoria no es muy distinto de lo que tenemos ahora. Muy al contrario, es el otro partido de la “izquierda” el que ha metido la tijera al bienestar social por todos lados, de manera directa e indirecta, por acción y por omisión. Otro apunte: no es sólo la izquierda la que clama por la dación en pago de la hipoteca. Si fuese así, yo mismo y mucha gente de mi entorno seríamos de izquierda, y creo que no lo somos. Esto viene a mostrar que nuestras posturas, en muchos temas, están más cerca de lo que a veces pudiese parecer. Debo decirte, pese a todo, que escribes muy bien y da gusto leerte.

    • elrenidero

      Estimado amigo, en primer lugar muchas gracias por tu comentario y por tu visita, se agradece saber que alguien pierde unos minutos de su tiempo para leer las reflexiones que uno hace en la mayoría de las veces sin pensar que las está compartiendo en público.

      Yo sí creo que existe la dicotomía izquierda/derecha, matizable, eso sin duda, pero considero que en nuestra época sin duda sigue existiendo la dialéctica de clases. Es evidente que vivimos en una sociedad en la que se polarizan las vidas: unos tienen mucho, otros tienen menos y otros muchos no tienen ni lo imprescindible. Frente a esto yo tengo claro que hay proyectos políticos que se construyen en función de los intereses creados para cada grupo. Sí que puedo estar de acuerdo en que el concepto clásico de izquierda y de derecha quizá debería ser revisado y, en especial en la izquierda que es en el ámbito en el que me englobo, creo que es importante crear una izquierda del siglo XXI sin renunciar a unos principios básicos eso sí. Creo que como bien dices en un sistema democrático el votar se debe hacer en función a los programas y por ello tenemos el amplio abanico de opciones sean de izquierdas, de derechas o de centro para poder escoger el programa que más nos convenza.

      En cuanto a lo que comentas sobre el beneficio de la duda, quizá no lo expliqué de la mejor manera, pero estoy plenamente convencido de que con el PP en el gobierno seguirán los recortes. Cuando el PP gobernó en España hubo privatizaciones de empresas en sectores estratégicos, lo que dentro de la lógica de su ideario y su programa es normal aunque no esté de acuerdo. En aquella época no hubo recortes en servicios sociales básicos porque vivíamos una época de vacas gordas donde no hubiera tenido sentido ni aceptación social hacerlo y aún así, se intentó hacer una reforma laboral que no fructificó que flexibilizaba aún más las condiciones laborales del trabajador. Mi opinión se basa sobre todo en la praxis política del PP en las comunidades donde gobierna (y de FAC aquí en Asturias) donde se podrán usar los eufemismos que se quieran pero se está produciendo un recorte en educación, en sanidad o en prestación de servicios sociales. No digo con esto que el PSOE no lo haga, de hecho estoy de acuerdo en que hoy por hoy, se lleva el record de recortes sociales y supongo que ahí están los 4,5 millones de votos que perdió el domingo para atestiguar que la gente no apoya los tijeretazos.

      En cuanto a la dación en pago me alegra que compartamos postura porque creo que es un tema importantísimo que ayudaría en cierto modo a acabar con un drama social como los deshaucios. En el texto me refería a que dentro de la “izquierda social” (entendida como la gente de izquierdas de la calle frente a las cúpulas de los partidos políticos) apoya mayoritariamente esta iniciativa. Con eso no digo que sea patrimonio de la izquierda ni mucho menos, de hecho espero que no sea patrimonio de nadie porque lo sea de todos.

      Un fuerte abrazo y encantado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s