Barcelona, rosa de foc

Hoy hemos visto la Barcelona más hermosa, la rosa de foc, la luchadora, la rebelde, la que no claudica. Bajo esa ciudad 2.0 de diseño, gafapastas e invasiones de Jordilabandismo, subyace la que hoy es para todos los que estamos a este lado de la barricada nuestra capital, nuestro sitio, hacia donde todos miramos con admiración, respeto y solidaridad.

Obviamente la brutalidad policial no es nada nuevo, tampoco merece la pena andar recordándolo, pero lo visto hoy ha sido la gota que colma el vaso, el último ladrillo que faltaba para acabar por despertar alguna que otra conciencia. Lo visto hoy no es sino el cierre del círculo porque primero nos ignoraron, luego se burlaron de nosotros, ahora nos atacan y finalmente sólo queda que venzamos. No es casualidad que, con la excusa de las celebraciones de un partido de fútbol, recurran a la fuerza bruta para acabar con los movimientos que cuestionan al propio sistema, se autodefiende. Ya pasaron las elecciones, ya da todo igual, en cuatro años a la gente se le olvidará que un día una banda de gorilas al servicio del poder se ganaron el salario abriendo cráneos.

Son funcionarios públicos, pero su trabajo es abrirle la cabeza a los que precisamente se manifiestan para conseguir un futuro mejor para sus hijos (incluídos los de los Mossos). Por detrás la verdadera cara de CIU, pero podría haber sido el PP o el PSOE perfectamente, ya lo han demostrado muchas veces y a alguno ya nos tocó recibir algún que otro “susto” de manos de cuerpos de seguridad al servicio de gobiernos de colores diversos.

Las ansias de cambios, de una profundización de nuestra democracia son enormes y este tipo de reacciones del Poder no son sino muestra de su nerviosismo ante la fuerza de las ideas que no se dejan domesticar. Somos herederos de un sistema que no nos gusta, un sistema que hace aguas y que no creemos que nos representa. Por cada porrazo, por cada pelota de goma y por cada intento de reprimir las ideas y las ansias de cambio, una nueva conciencia se remueve y cuando una mente se abre, da igual la violencia que se ejerza sobre ella, es invencible.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Estado Español, Política

2 Respuestas a “Barcelona, rosa de foc

  1. Seguir de pie, he ahí lo fundamental.
    La paradoja de las fuerzas policiales en este escenario me resulta indescifrable.

    • elrenidero

      Claro que vamos a seguir Mario, esto es solo el principio. Cuando la policia, que no deja de ser la uña de la zarpa del Estado ataca, es que tienen miedo y cuando tienen miedo es que nuestra amenaza es real.

      Espero que tengamos un país mejor para cuando vuelvas de visita 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s